El Mola mola o pez luna, una figura realmente extraña de nuestros océanos, cobra vida fuera del agua a través de la animación 3D. El espectador podrá observar su cuerpo, la textura de su piel, los detalles de sus aletas, ver su nado y sentirla real.

El potencial de las experiencias educativas en 3D es infinito. Nos permite traer a los ojos del visitantes especies que no podrían presentarse de otra manera, en el contexto de su hábitat natural, ofreciendo la oportunidad de observarlas sin intervención más allá de la que nuestra reproducción pueda aportar.

Pocos recursos audiovisuales pueden retar nuestra percepción de la realidad como lo logran las animaciones 3D. Detrás del resultado hay incontables horas de estudio y trabajo para acercarnos con precisión al límite entre la realidad y la ficción.

Las imágenes y reels que verán a continuación son tan sólo pinceladas del proceso creativo de un gran proyecto 3D: “Un día en la vida del mola”; una inmersión en la vida de esta especie tan poco comprendida.

Durante el corto el espectador acompañará al mola a las profundidades donde transcurre su día a día. ¿Cómo se alimenta? ¿con qué otras especies interactúa? ¿de quién tiene que cuidarse? y ¿cómo crece para convertirse en el pez óseo más pesado del mundo?

Este proyecto se encuentra disponible para la venta. Sin duda, puede ser una adición valiosa a una presentación científica, a la exhibición de un museo de ciencias o a la biblioteca didáctica de una institución educativa o fundación; podría convertirse en una experiencia inmersiva para el domo de un acuario o incluso transformarse en una experiencia de realidad aumentada que permita al espectador navegar libremente por la historia e interactuar con sus elementos.

Detalles del proyecto
  • pinceladas del proyecto “Un día en la vida del mola”
  • corto de animación 3D
  • de tipo inmersivo, interactivo y/o educativo
  • disponible para la venta y desarrollo con fines varios
Categorías
  • Animación 3D
  • Dirección creativa
  • Experiencia interactiva e inmersiva
  • Educación y divulgación
1
Los mola son depredadores visuales, sus ojos son grandes y anchos para garantizar una detección clara de su presa en condiciones de poca luz
2
Su aleta pectoral es pequeña en proporción a su tamaño y poco contribuye en su movimiento
3
La piel del mola es lisa y sin escamas, con numerosas arrugas y al tacto es similar a una lija
4
Las aletas dorsal y ventral son alargadas, se mueven en sincronía para impulsar al pez en el agua a velocidades de hasta 3 Km/h
5
En el mola la cola fue reemplazada por un lóbulo ancho y rígido que utiliza como timón, el clavus

Vista lateral del primer esqueleto de nuestro mola mola en 3D, señalamos elementos anatómicos característicos de esta especie. En esta fase del modelado, la correcta proporción y ubicación de todos los elementos anatómicos, es clave para continuar.

1
El mola tiene un cuerpo aplanado y ancho, como un disco, que le ayuda a ganar temperatura rápidamente después de sus largas inmersiones

Vista frontal del primer esqueleto de nuestro mola mola en 3D. Las referencias visuales de la especie son muy importantes a la hora de construir un modelo, no solo entender su anatomía, sino como ella se refleja en el movimiento de sus partes. En este momento es cuando trabajamos más de cerca con nuestro animador 3D para crear un modelo que desafíe la realidad.

1
La piel del mola mola tiene manchas, verrugosidades y otros detalles que le dan su textura característica

Nuestro modelo del mola mola en 3D comienza a cobrar vida, ya tiene piel, manchas, textura, brillos y todos los pequeños detalles que comienzan a darle un toque de realidad.

Primera puesta en escena de nuestro mola. Agregar un contexto: el mar, otros peces, nos da una idea de cómo puede recrearse una historia alrededor de nuestro personaje principal.